martes, 28 de abril de 2009

La Égida y el viaje en el tiempo como realidad



Querida María:

¡¡¡¡¡¡Acabó de terminar El disco de Troya!!!!!!!!

Me la devoré, literalmente, es una novela llena de intriga, misterios y claves por descifrar, que banquete!!!!

Te reiter: debería ser todo un best-seller, es una novela verdaderamente extraordinaria.

Pero te seré honesto en algo, el final no me gustó, yo lo hubiera alargado más, además, si era una representación, ¿o en verdad iban a matar a Thérese para revivir a Napoleón??

Y... ¿qué pasó finalmente con la Égida?

Tengo una teoría de que tanto el disco de Festos como el de Nebra y Troya son una misma fecha en la que caerá o se destruirá la tierra, ésto en lado A del disco de Festos, y en el B instrucciones de qué hacer cuando ese día llegue.


¡¡Te seguiré poniendo al tanto de mis avances!!

Un gran abrazo,

León

Querido León:

Ya me imaginaba que estabas leyendo El Disco de Troya y eso me hízo releer la novela y volverme a emocionar con el tema, que es uno de mis favoritos: la continuidad de las tradiciones culturales de occidente a través de los siglos.

Napoleón es uno de mis personajes históricos favoritos. Considero que hereda el halo místico, guerrero, civilizador de Alejandro y Julio César. En América, para mí sería Simón Bolívar.

¿Qué opinas de la reunión de cuadros en la Galería Dorada? ¿No crees que siguió un patrón, un diseño, que juntos dan un mensaje cifrado? Como si la Galería Dorada fuera un gran libro con un mensaje destinado a perpetuarse como el poder de ministro del rey Sol, del rey Sol mismo, de la monarquía que a fin de cuentas fue desmontada por la Revolución Francesa..?

Tu observación con respecto al final es muy pertinente. Yo también lo observé, al terminar de escribir la novela y redacté un final largo y ¿qué te cuento? que me empecé a aburrir, porque me dije: "Aquí no hay riesgo, aquí es lo de siempre, lo correcto, lo que los correctores querrían, el lector querría, porque están acostumbrados a que estos nudos narrativos se desenlacen de cierto modo. Yo quiero correr el riesgo, quiero dejar algo raro, una "imperfección" que lleve al lector a sentirse desconcertado, con una especie de "molestia", para que no desaparezcan la interrogación, la duda..."

Bien, pero la razón es que el plan de la novela se inscribe en un plan más ambicioso, no una trilogía, sino una tetralogía. La última novela, de la que sólo tengo el inicio, se llama "El Disco del Sol", la pieza es nuestro disco del sol azteca -que tiene una gran tradición detrás- y el tema absoluto es la posibilidad real del viaje en el tiempo según las teorías del físico Ron Mallet. Esos aparentes cabos sueltos, como la surreal interrupción del sacrificio de Thérese, el "lugar" en que quedara la Égida, el tránsito de Melkis a Maya en el sarcófago egipcio, la aparición de Melkis en la cueva de Escamandro ¿no te pareció raro eso? tendrían su fluir en esta concepción del espacio tiempo que propone el físico Mallet.




¿El mundo se acabará? ¿Los discos lo dicen? No lo sé. Se ha acabado muchas veces, en las concepciones espacio-temporales diferentes de los seres humanos. Recuerda a los aztecas, que estaban ciertos de que el tiempo se dividía en soles o eras que se consumían, siendo la Conquista de México por los españoles uno de esos finales. Pero los finales también son principios, la palabra griega sería ARXÉ, sinónimo de principio, sinónimo de fin.

En la imagen: Palas, la Virgen Tritogenia, con la Égida, en un detalle de la genial intuición del pintor Gustav Klimt.


El video es un fragmento de programa en torno a la teoría de Ron Mallet.

Updates Via E-Mail

subcribe rss feedRSS