martes, 28 de abril de 2009

La Égida y el viaje en el tiempo como realidad



Querida María:

¡¡¡¡¡¡Acabó de terminar El disco de Troya!!!!!!!!

Me la devoré, literalmente, es una novela llena de intriga, misterios y claves por descifrar, que banquete!!!!

Te reiter: debería ser todo un best-seller, es una novela verdaderamente extraordinaria.

Pero te seré honesto en algo, el final no me gustó, yo lo hubiera alargado más, además, si era una representación, ¿o en verdad iban a matar a Thérese para revivir a Napoleón??

Y... ¿qué pasó finalmente con la Égida?

Tengo una teoría de que tanto el disco de Festos como el de Nebra y Troya son una misma fecha en la que caerá o se destruirá la tierra, ésto en lado A del disco de Festos, y en el B instrucciones de qué hacer cuando ese día llegue.


¡¡Te seguiré poniendo al tanto de mis avances!!

Un gran abrazo,

León

Querido León:

Ya me imaginaba que estabas leyendo El Disco de Troya y eso me hízo releer la novela y volverme a emocionar con el tema, que es uno de mis favoritos: la continuidad de las tradiciones culturales de occidente a través de los siglos.

Napoleón es uno de mis personajes históricos favoritos. Considero que hereda el halo místico, guerrero, civilizador de Alejandro y Julio César. En América, para mí sería Simón Bolívar.

¿Qué opinas de la reunión de cuadros en la Galería Dorada? ¿No crees que siguió un patrón, un diseño, que juntos dan un mensaje cifrado? Como si la Galería Dorada fuera un gran libro con un mensaje destinado a perpetuarse como el poder de ministro del rey Sol, del rey Sol mismo, de la monarquía que a fin de cuentas fue desmontada por la Revolución Francesa..?

Tu observación con respecto al final es muy pertinente. Yo también lo observé, al terminar de escribir la novela y redacté un final largo y ¿qué te cuento? que me empecé a aburrir, porque me dije: "Aquí no hay riesgo, aquí es lo de siempre, lo correcto, lo que los correctores querrían, el lector querría, porque están acostumbrados a que estos nudos narrativos se desenlacen de cierto modo. Yo quiero correr el riesgo, quiero dejar algo raro, una "imperfección" que lleve al lector a sentirse desconcertado, con una especie de "molestia", para que no desaparezcan la interrogación, la duda..."

Bien, pero la razón es que el plan de la novela se inscribe en un plan más ambicioso, no una trilogía, sino una tetralogía. La última novela, de la que sólo tengo el inicio, se llama "El Disco del Sol", la pieza es nuestro disco del sol azteca -que tiene una gran tradición detrás- y el tema absoluto es la posibilidad real del viaje en el tiempo según las teorías del físico Ron Mallet. Esos aparentes cabos sueltos, como la surreal interrupción del sacrificio de Thérese, el "lugar" en que quedara la Égida, el tránsito de Melkis a Maya en el sarcófago egipcio, la aparición de Melkis en la cueva de Escamandro ¿no te pareció raro eso? tendrían su fluir en esta concepción del espacio tiempo que propone el físico Mallet.




¿El mundo se acabará? ¿Los discos lo dicen? No lo sé. Se ha acabado muchas veces, en las concepciones espacio-temporales diferentes de los seres humanos. Recuerda a los aztecas, que estaban ciertos de que el tiempo se dividía en soles o eras que se consumían, siendo la Conquista de México por los españoles uno de esos finales. Pero los finales también son principios, la palabra griega sería ARXÉ, sinónimo de principio, sinónimo de fin.

En la imagen: Palas, la Virgen Tritogenia, con la Égida, en un detalle de la genial intuición del pintor Gustav Klimt.


El video es un fragmento de programa en torno a la teoría de Ron Mallet.

sábado, 25 de abril de 2009

El Disco del Tiempo en Los Amantes de Urania



Francisco Flores Figueroa, administrador de AstroRED me ha enviado el enlace al ipodcast de los Amantes de Urania, un programa radiofónico con temática astronómica y científica, donde ha albergado mi videoconferencia "El Disco del Tiempo: Hacia el Disco del Cielo", al que se puede acceder, aquí:

Los Amantes de Urania

Mi agradecimiento para Francisco, Bernardo y para todos los amantes de Urania en este año Internacional de la Astronomía.

De Vladikavkaz a El Cairo y ahora...Troya

Querida María:



¡¡Ya terminé El disco del cielo!!

Me pareció una novela extraordinaria, debería ser el #1 best seller de todos los tiempos, realmente te agradezco haberla escrito, es una historia verdaderamente fascinante.



También me pareció un texto algo fuerte, la parte en que los nebrides quieren asesinar a Alektor y a Nefeseret, y los experimentos realizados por Melkis, en el laberinto de Amenenhat III.



Y la narrativa, ay María, es impresionante como vas construyendo la historia, que empieza en Vladikvaz y termina en El Cairo, pero me dejaste sumamente picado, así que me encantaría leer El disco de Troya, ¿podrías mandármelo?, por favor.

Y qué felicidad que vayas a publicar otra novela, mañana mis papás me van a llevar a comprar Sibila, que la encontré en Porrúa.

El personaje de Melkis me hechizó, por un lado peligrosa y letal, lo que la hace aún más atractiva, y por otro no es más que una niña desterrada y asustada, la nieta de la reina Nefersobeck.




Así que voy a reanudar mi desciframiento del disco de Festos, podría ser una serie de fechas, o una sola fecha, te pondré al tanto de mis avances.

Muchos saludos,

León



Querido León:

¡Te agradezco mucho tus palabras! Veo que disfrutaste la aventura del Disco del Cielo al leerla tanto como yo al escribirla. Fue un viaje verdadero, desde México al Mar Negro, y desde ahí al centro de Europa y a Egipto.

El laberinto egipcio... es increíble, ¿no lo crees? Tres mil habitaciones: 1500 subterráneas, comparado con él, el laberinto del rey Minos era una miniatura.

Escribiendo ese libro me encontré, en una de las fuentes bibliográficas, la reproducción del cuadrante de Dardania, al que me resultó natural llamar El disco de Troya. Meditando e investigando sobre su simbología encontré historias fascinantes y causas de mucho de neustro comportamiento como sociedad moderna, por ejemplo, el remoto origen de la iconografía satánica de muchas vertientes de la música popular contemporánea, el por qué se hacen "cuernos" con las manos en los conciertos, etc.
Pero esto no es lo más importante, sino el viaje espiritual que pude hacer -y al que te invito- al momento de la fundación de Troya, de la sagrada Troya que cantó Homero y cuyo silencio misterioso nos fascina.

Hay algo más, también es un viaje por una serie de cuadros de la pintura universal, que guardan ciertas claves -al estilo del Código Da Vinci, de Dan Brown- referentes todas al mundo antiguo, griego y romano y que apuntan a un tesoro fabuloso, que podría existir.

Es importante que conozcas esos cuadros. Yo los uní todos en este sitio:
La Galería Dorada.
Tal vez tú encuentres en ellos lo que yo no fui capaz de ver.

A fin de cuentas, el arte de investigar es descubrir, en lo que todo el mundo ha leído o visto, lo que nadie ha encontrado.

Ilustraciones: una figura de cretense como aparece en el disco de Festos, con dos aros en las mejillas; una egipcia que puede dar la idea de Nefereset, el mapa del emplazamiento de Hawara y la pirámide de Amenenhat III, al pie estaba el laberinto, una representación de una bacante que lleva terciada al hombro la piel de un tigrillo, y el inquietante Disco de Troya.


El Disco del Cielo y lluvia de meteoritos en Egipto


Hola María:
Te pido una enorme disculpa por no haberme comunicado contigo
Primero no pude por el periodo de exámenes, luego salí de viaje por 2 semanas, pero la verdadera razón es que no te escribí porque no había avanzado casi nada en el libro, por falta de tiempo.
En lo que va de estos dos días me he metido en la historia de
El disco del cielo… como si yo fuera un personaje más.
Te diré: la relación que estrechan Te diré: la relación que estrechan los
personajes: Melkis con Selek, Dédalo con Sikelia, Aléktor con Nefeseret; y cómo Melkis quiere enamorar a Dédalo y convertirlo en faraón, dispuesta a asesinar a Selek para lograrlo, me parece verdaderamente apasionante ; como también la manera en que vas decribiendo los nudos amorosos y la fuerza inquebrantable del amor que forma parte fundamental de los mitos minoicos.
Por otra parte, leí las actualizaciones del blog y me parece muy interesante y me gustaría comunicarme con Andrea Gómez Vega, e incluso leer su libro.
Y tú, querida María, ¿has avanzado algo con el libro de mi papá? ("(Ursula en el jardín de mi Delicias, de Ezra Béjar) Porque me gustaría decirte que estoy por entrar a un taller de escritura, claro, yo ya escribo, sin embargo para darle más disciplina.



Otra cosa que me parece muy interesante del libro es el enigmático profesor Struck, que ayuda a Maya a vender el fragmento, pero sin embargo sabe de la existencia de los discos del cielo, y quiere evitar “la catástrofe por excelencia: el meteorito que destruirá a la raza humana”.
Una pregunta: ¿por qué el fragmento de Vladikavkaz -el que encaja con los de Philippe y Nuria- fue encontrado en 1992, si Dimitri Constantinopoulos se lo llevó?
Si la respuesta viene más adelante no me la digas
Un abrazo
León

Querido León:

No pidas perdón ni nada de eso, yo sé que estás muy cercano a los orbes literarios de esta amiga tuya y que la carga académica a tu edad es tremenda y las vacaciones sagradas.

Con pena te digo que no he leído el libro de tu papá, pero ya lo tengo entre mis prioridades,(he leído excelentes críticas de su libro) no he tenido tiempo casi ni de respirar, sucede que por algo muy bueno: el lanzamiento en España de mi novela Mi abuelo Moctezuma. Y eso que no fui a España, pero he tenido muchas actividades relacionadas y mucha alegría también porque ya sabrás por tu papá que la publicación de un libro es una experiencia que no se parece a nada, la felicidad quizás más intensa que pueda alcanzar un amante de los libros.

Andrea Gómez Vega tiene tu edad, me parece o es un año menor. No la conozco personalmente, hicimos amistad en Hi5 -donde ella puso El Disco del Tiempo entre sus favoritos. Es tan notable como tú, excepcionales los dos y una escritora nata. Puedes ponerle un comentario en su blog-libro de La magia salida de ninguna parte, ella ya sabe quién eres y yo de todos modos le hablaré de ti. Y así podrían iniciar una buena correspondencia. Ella no ha leído El Disco del Cielo, pero sí leyó "Sibila", una novela mía que creo que te puede gustar mucho.

¡Pero sigamos con El Disco del Cielo! Me da mucha emoción que estés leyendo este libro. Escribir es también un proceso de conocimiento que para mí tiene mucho de intuitivo. Una de las intuiciones que tuve fue al escribir que Selek menciona la posibilidad de la caída de meteoritos en Egipto. Días o semanas después de escribir eso, leí en el periódico que habían descubierto huellas de una lluvia de meteoritos -de hace miles de años- en Egipto, cerca de El Cairo. Fue una nota periodística de 2004. Aquí la puedes leer:
Descubren en Egipto campo de cráteres de meteoritos

La respuesta a tu pregunta viene en la novela, pero no explícita, tú tienes que sacar tu conclusión. Te adelanto que lo más importante para el profesor Struck, más que los discos del cielo, o la fama de científico es el amor.
Él le da connotaciones trascendentes.
Yo también, por cierto.

Te agradezco mucho tu mensaje y tu lectura de El Disco del Cielo.

María

Imágenes: El Disco de Nebra -llamado también El Disco del Cielo- y la portada del libro de Ezra Béjar, "Ursula en el jardín de mi Delicias"

sábado, 11 de abril de 2009

Andrea Gómez Vega y Ariadna de Knossos

Andrea Gómez Vega es una joven escritora que pasó por las páginas del Disco del Tiempo y en ellas nos conocimos. Tiene una habilidad de fabulación sorprendente y mundos literarios muy originales, como puede comprobarse en su historia online La magia salida de ninguna parte.





María:

A partir de ciertos fragmentos del libro creo que saque mis conclusiones sobre la princesa de Creta, Ariadna. Son sólo mis opiniones con respecto a este personaje; la demás gente puede tener otra opinión…, el personaje puede inspirarle algo más.

Ariadna espera su ascenso al trono de los grifos…, quiere el poder, como nos lo demuestra en un fragmento: «—Yo también quiero el poder —susurró la princesa […]—. ¿Pero cuando? […].» Espera su ascenso al poder absoluto en Creta, desea gobernar.

Parece capaz de dominarse a si misma. Dominar sus impulsos, sus emociones y sus deseos. Hasta que llega Teseo y todo su castillo de naipes perfectamente construido se ve derrumbado por la simple acción del amor… ¿o debería decir el deseo no saciado de una princesa?
En muchos mitos sobre el minotauro nos encontramos con que el amor de Teseo y Ariadna es correspondido… hasta el dios Dionisios quiere a la princesa para él. Aquí no. En este libro nos encontramos con que Teseo esta tan sólo dispuesto a salvar a sus compañeros atenienses y a él mismo.

Es una joven reflexiva y que no suele ser como las jóvenes de su edad. Las jóvenes actuales sueles tener todavía los vestigios de una adolescente; Ariadna no. La heredera del trono de los grifos tiene los pies en el suelo, y cabeza sobre los hombres y las fantasías en su lugar correspondiente. Es una joven bien plantada y totalmente común, si le quitamos su título de princesa.

Desde el momento en que sus miradas se cruzaron, Ariadna quedo enamorada de Teseo. Y ese amor fue el que desencadeno la fatalidad de los hechos. Desencadenó la muerte de Knossos, el hijo oculto de Pasífae.
¿Acaso podemos afirmar que desencadenó el terremoto que acabó con Creta?
Tal vez… si tomamos en cuenta a los dioses. Todo fue el terrible destino.
Esas son, más o menos, mis opiniones sobre Ariadna, princesa de Creta, heredera del trono de los grifos.




Querida Andrea:

A través del personaje de Ariadna pretendí reflejar algunas teorías sobre el supuesto matriarcado que existió en la isla de Creta. La sucesión sería matrilineal, de Pasífae a Ariadna y la gran reina no estaría sujeta al patriarcado representado por el rey Minos, aunque éste sea una figura muy fuerte. En otros sistemas, por ejemplo, en la sociedad que nos describe la epopeya artúrica, el adulterio de la reina sería castigado con la muerte, lo que no sucede en el mito cretense. Minos se enfurece pero no toca un cabello de Pasífae. Su odio se dirige contra Dédalo, al que en el mito encierra en su propio laberinto.

Teseo como ateniense detesta el poderío de Creta y aborrece el predominio femenino. En los mitos, acaba abandonando a Ariadna en la isla de Naxos, sin que exista algún motivo que podamos aceptar desde nuestra percepción contemporánea. Algunos lo explican como el horror del patriarcado ante el matriarcado. Teseo deja atrás, en la persona abandonada de Ariadna, todo lo que no comprende, el orbe femenino, lunar, ferozmente amoroso, terrorífico si quieres, tan parecido a la hechicera Medea que se había apoderado de la voluntad de su padre Egeo. Pero nadie puede huir de su destino, y en el futuro de Teseo está otra mujer incomprensible: Fedra, la hermana pequeña de Ariadna, cuyo feroz amor está descrito magistralmente por Eurípides en la tragedia "Hipólito".

Me seduce tu aseveración de "Ese amor desencadenó la fatalidad de los hechos". Y el que lo relaciones con el terremoto que acabó con Creta. Tal vez el mito de Ariadna y Teseo es el antropomorfismo del final del mundo de Minos.



Te pongo imágenes que se relacionan con la princesa Ariadna cretense. La primera es un fresco de Knossos que fue llamado "la parisiense", por el digamos "glamour" que trasciende. La segunda es la figurilla -también de Knossos- llamada "diosa de las serpientes" -ritual o danza que pudo haber dominado Ariadna-. La tercera es una danzarina que me evoca el epíteto dado por Homero a la princesa en la Ilíada: "Ariadna, la de lindas trenzas... para quien Dédalo diseñó un piso de baile en el amplio palacio de Knossos".

Updates Via E-Mail

subcribe rss feedRSS