jueves, 7 de abril de 2011

El Disco del Cielo en Cuba


Jorge Luis Peña Reyes presentó a Frank y a un grupo de escritores mi novela El Disco del Cielo y desde aquí les envío un cordial saludo y mi agradecimiento.
viernes, 1 de abril de 2011

Escrito en el tiempo

Imagen: Andrea Hernández Tovar


Poesía inspirada en mitos griegos y en la lectura de 
El Disco del Tiempo 
de María García Esperón

Alumnos de 2º de secundaria del CENU

San Miguel de Allende, Gto.

MMXI

Pasífae por Alejandra Santos



La hermosa Pasifae
es muy querida y deseada,
pero ella mucho cae
cuando de toro se ve disfrazada.

Europa era su suegra;
tuvo un hijo con Minos
pero su suerte se vio negra
cuando su hijo no fue niño;
era un minotauro
y como no era querido,
fue encerrado en un laberinto
para que nadie resultara herido.

No sólo tuvo al toro,
también tuvo hijos bellos como oro:
Aridadna, Potnia y Knossos eran sus hijos hermosos.

Tuvo una triste muerte
pues en un terremoto muy fuerte
destruyó toda la villa
y murió aplastada como tortilla.

Europa, por Claudia Macías Lara



Europa con el encanto y dulzura de una princesa
fue hija del rey Agenor y la reina Telefasa.
Tres hermanos varones tuvo ella
quienes nombres difíciles de recordar son
Cadmo, Félix y Clix estos son,
familia que en la tierra de Canaán habitó
y en ésta la princesa creció.
Familia que unidad tenía
y por la intervención de un dios la unión terminó.
El dios que terminó con esta unión
es conocido como el dios que es toda la luz,
de quien hablamos entonces es de Zeus,
que al mirar a Europa de ella se enamoró
y en su encanto de princesa él cayó.
Bajo las órdenes de Zeus
en la historia otro dios intervino
éste Hermes fue el dios de los engaños.
Hermes como pastor condujo el ganado de Agenor
a las costas del mar de Tiro.
Paseaban por las arenas del mar,
Europa y sus amistades
mientras Zeus tomaba la forma de un toro blanco
y se mezclaba entre las reses del padre de Europa.
Zeus en su forma animal
tenía unos pequeños cuernos
que atraían la atención de todos los que lo veían.
Como era de predecirse, el toro con encanto de un dios
atrajo la atención de Europa.
El animal se mostró manso y juguetón,
razón por la cual, Europa y sus amigas
se decidieron a acariciar al animal.
Europa y sus amigas lo acariciaban y lo coronaban con flores
mientras el toro, alegría mostraba.
Después de un buen rato de estar con el toro,
Europa decidió subir en su lomo
y así fue como el animal comenzó a trotar hacia el mar.
Cuando Europa se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo
ya era demasiado tarde pues el toro comenzó a nadar
hacia la isla de Creta,
lugar que posteriormente sería el hogar de la princesa.
Ella al darse cuenta de lo que estaba ocurriendo
quedó aterrorizada, mientras volteaba hacia la orilla,
esperando que alguien pudiera ayudarla.
Aunque Europa aterrorizada iba,
ella nunca perdió la gracia de una princesa;
con una mano se sujetaba de su nuevo compañero
y con la otra sostenía una canasta de flores.
El toro nadó como solo puede hacerlo un dios;
sin cansancio lo hizo desde Tiro hasta Gortina.
Al llegar a tierra dejó a Europa en un pequeño bosque de sauces.
En el momento que supo que su amada estaba bien
y que nadie podría quitársela,
se escondió para tener otra transformación.
Europa esperó al hermoso toro blanco que la había llevado hasta Creta.
Mientras esperaba, veía el arroyo de agua clara
que estaba cerca del bosquecillo.
Ella estaba sorprendida pues jamás había visto agua más clara que la de aquel arroyo.
Zeus finalmente completó su transformación
y como águila amó a Europa.
Europa dio a luz a tres hijos;
Minos, Radamantes y Sarpedón.
Aunque Zeus amaba a Europa y la había llevado a Creta,
alejándola de todos sus seres queridos en Tiro,
él decidió abandonarla junto con los tres dioses que había engendrado.
Después del abandono
Europa conoció al rey de la isla de Creta;
Asterio honró a Europa hasta su muerte
y adoptó a sus hijos como propios.
De los hijos de Europa el que más destacaba era Minos
que era quizá el más parecido a su padre,
el gran Zeus.

Minos, por Daniela Méndez Zavala



Minos, valiente y creído
el trono de Asterio quería heredar
probando tal cosa
a los dioses les dijo
que un toro iba a sacrificar..
Un toro que del mar saliera
y tal fue su belleza
que Minos dudó en matarlo.
Hijo valiente y creido de Zeus y Europa,
hermano de Radamantes y Sarpedon,
fue a caer enamorado
de la hija de Helios y Creta,
la mujer más bella del mundo,
Pasifae, la que brilla sobre todo.
Ésta, al igual que Europa,
se sentía atraída hacia un animal;
un toro con el que tuvo un hijo,
la venganza de Poteidan hacia Minos.

Minos, valiente y creído,
al enterarse de tal cosa,
encerró en el corazón del palacio
al pobre minotauro.
Ariadna, Fedra, Glauco y Androgeo,
cuatro niños perdidos en sus sueños,
hijos de Minos y Pasifae,
eran testigos de lo que ocurría a su alrededor.

Minos, valiente y creído
hablaba con su padre cada nueve años
para pedir consejos.

Minos, un animal, un guerrero, un caudillo natural
era el rey y su castigo era
escondido e imposible de encontrar.
Fue castigado por como es
y mucho más.

Valiente y creído ese hombre,
cuya hija lo imaginaba
sacrificado, sangre en todos lados,
odio y malicia.
Su hijo favorito Androgeo,
como un león en la lucha,
lo amaba tanto,
como él a sus ejércitos,
fue asesinado en una batalla
que Egeo planeó.

Egeo creyó que al derrotar a androgeo
Minos sobre su lecho caería muerto,
devastado y solitario.
Pero Minos reaccionó al contrario;
sangre que fluía por sus venas
en veneno se convirtieron,
su corazón una piedra
y su mente un infierno,
pero seguía con valor
y feliz de la vida.

Hombre valiente y creído
que un anillo poseía,
el sello de la historia,
leyenda y destino.
supo que tal anillo lanzado
con rencor al mar,
era la prueba de valentía para Teseo.
Una prueba de muerte.
Pero Teseo decidió al mar saltar
y sin dificultades lo encontró.
en honor a su hijo,
espectáculos desangrados había;
los cautivos atenienses
a la muerte irían,
atravesados por lanzas y flechas cretenses.
cruel y amargado ese hombre
que derrotado quería ser,
valiente y creído,
sobre el mar muerto cayó.

Dédalo, por Axel Chacón Árcega

Imagen: Axel Chacón Árcega

Ingenioso creador de Grecia,
copa desbordada de inteligencia
que cumplía caprichos de los reyes,
construía palacios, esculturas y muelles.
Pasifae le rogó por una vaquilla,
él lo hizo a la perfección;
dos ojos, una cola, cuatro patas.
de la vaquilla y un toro salvaje,
nació minotauro feroz
y Minos ordenó un laberinto,
infinito hasta la eternidad;
también una temible amenaza de muerte.
Dédalo abandonaba Creta a su suerte,
en uno de sus sueños
la Princesa Ariadna divisó visiones a lo lejos
y le ordenó al artífice
que los enmarcara para la eternidad,
en un disco espiral
con signos por delante y por detrás.
Y nuevamente demostró su ingenio y virtud.
La corte sagrada lo acusaba de asesino:
“Mataste a tu sobrino Talos”
Él tuvo que huir con su hijo hacia Creta.
En el angustioso recorrido
su hijo cayó al mar y él se lo comió.
Él no tuvo tiempo para gemir y llorar;
se casó con Sikelia y vivió diseminando
su propio futuro.
Ingenioso supremo artíficie.
Los planos hechos a la perfección,
la elocuencia de números,
el resorte para suplir los ojos de la vida,
todo era una inocente flecha en tránsito,
sueños que toman cuerpo en silenciosa tentativa
de lucidez y muerte.

Aléktor, por Andrea Hernández Tovar

Imagen: Andrea Hernández Tovar

Un hombre que tenía manos de laurel.

Hace un milenio
la historia surgió,
junto con un ser que el arte expandió;
expresando sus sentimientos, arte logró.
Grandes obras hizo con su mente,
artesano y artista era aquel;
un hombre que tenía manos de laurel,
ligeras como el aire,
suaves como la lluvia;
manos hábiles para transformar un pincel.
Aléktor se llamaba aquel artesano
de muy hábil mano.
Su talento era tal
que el palacio de las dobles hachas adornó,
muy orgulloso él se sintió
pues él a la historia pasó.

El gran aprendiz de Dédalo era,
tan hábil que todo el mundo lo conociera.
Su habilidad él usó,
su princesa Ariadna lo llamó
y por su orden
arte él creó.
Creó e hizo realidad su sueño,
Convirtiéndolo en un disco de arcilla
que por siglos hizo historias,
era el disco que tenía Nuria
pero antes una verdad reveló,
junto con Zeus otro disco creó.
Era un disco especial
y a Festos lo quería enviar
porque lo quería enviar a aquel hombre,
dos discos Aléktor creó
y los dos a la historia transformaron
tanto misterio
por tantos años
y no lo hemos resuelto aunque queramos

Es un misterio del arte!

Updates Via E-Mail

subcribe rss feedRSS